Incesante embriaguez

quatro-motoristas-sao-detidos-por-embriaguez-ao-volante

Sírvele una copa a un hombre, y lo condenarás a una vida incierta; ofrécele, en cambio, un libro, y le abrirás un camino de esperanza. Cuando fui capaz de reconocer la validez de estas palabras, no he cesado, desde entonces, de embriagarme de palabras en lugar de vino, de ofrecer libros en lugar de copas. Porque he visto caer abatidos a muchos hombres por los efectos del alcohol a lo largo de mi vida -que conste que tengo veintitrés años, pero son, cada uno de ellos, lo suficientemente vívidos como para haber obtenido la suficiente experiencia-. Primero se empieza, en los años mozos, a beber esporádicamente en algunas fiestas o celebraciones. Este hábito aparentemente innocuo, pasa a realizarse, años más tardes, con más asiduidad. Y así llega alguien a convertirse en un drogodependiente, al que sólo los narcóticos son capaces de sustraerle de su desgraciada existencia. He sido testimonio de la destrucción que causa las drogas, de la voracidad con que estas se llevan por delante a conocidos y a desconocidos por igual, sin distinción, arrancándoles no sólo ya la vida -esto es incluso más deseable-, sino sus proyectos, sus ilusiones, sus ideales, sus razones de vivir… Presenciar el progresivo deterioro de un amigo, su consumación, contemplar el incesante avance de la llama que, consumiendo el pábilo, va derritiendo la cera de la vida; ver cómo se van desvaneciendo todos los pensamientos, todas las ilusiones y proyectos futuros, del mismo modo que lo hacen los copos de nieve cuando besan el suelo; contemplar, digo, el espectáculo de la degradación de un hombre, otrora henchido de ilusión, es algo terrible, lamentable, desolador…

Sírvele una copa a un hombre, y lo condenarás a una vida incierta; ofrécele, en cambio, un libro, y le abrirás un camino de esperanza.

La vida, para estos individuos que esperan anhelantes “su sábado”, su momento para narcotizarse, ha perdido toda su belleza, se les escapa por entre las manos al intentar asirla. Beben, beben y beben. Pero estos no solo ingieren alcohol o drogas “duras”, sino que toman, también,  grandes cantidades de televisión, de videojuegos, de conversaciones y libros estériles; en definitiva que están eternamente narcotizados. Estos estupefacientes actúan en la persona que los consume como “prorrogación de problemas”, es decir, le otorgan a esta un “tiempo extra” para olvidarse de su vida, de sus problemas, que se mantiene hasta que el estímulo se marchita. Una vez este desaparece, el hombre, se encuentra de nuevo con la realidad desnuda. Pero, para rehuir de esa realidad, para no encontrarse cara a cara con ella y afrontarla, lo que este hace es estimularse de nuevo, ya sea con la ayuda del alcohol, ya gracias a las nuevas tecnologías que proporcionan diversión sin fin. Los hombres y las mujeres de hoy buscan ardientemente estar constantemente estimulados, para, de este modo, escapar de la soledad que les obligaría a encontrarse a sí mismos. <<Conócete a ti mismo>> predicaba Sócrates considerando este aforismo la llave para hallar la felicidad. Parece, sin embargo, que nosotros hacemos todo lo contrario: nos escondemos detrás de diferentes artificios de evasión para huir, para escapar de nuestra propia persona. El día que lleguemos a encontrarnos a nosotros mismos -si esto ocurre alguna vez-, a lo mejor ya será demasiado tarde…

Los hombres y las mujeres de hoy buscan ardientemente estar constantemente estimulados, para, de este modo, escapar de la soledad que les obligaría a encontrarse a sí mismos.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. hectorrg dice:

    Amén. Somos puro hedonismo.

    Hemos conseguido proporcionarnos placer constante y prolongado. Somos placer romano 24h 365d.

    Y esperate que aun no hemos visto la época dorada de la realidad virtual.

    Bienvenidos a Oasis.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s